Las Crónicas del Bien y del Mal. J. Mariño

Nacido en Vigo en 1975 y afincado en Madrid desde 1980. Combinó sus estudios de medicina y quiropráctica con otros más personales de esoterismo, ocultismo y teología. Es considerado un experto en religiones antiguas, destacando en magia cabalística y judeo-cristiana. En el pasado ha escrito guiones para videojuegos, cuentos cortos y poesía, hasta que decidió lanzarse a la novela. En esta primera entrega de «Las Crónicas del Bien y del Mal» nos presenta un nuevo universo de fantasía histórica, que comienza con «Jugando con fuego», continúa con «En jaque» y culmina con «La hora del Fénix». Tres novelas que buscan despertar tan solo un ápice de consciencia sobre el trato que el ser humano ha dado a sus «dioses» a lo largo de la historia. Actualmente reside en la cuidad de Burgos. Desde 2017 está trabajando en la creación de la Saga de Personajes de las Crónicas. Ya tiene preparadas dos novelas: Hiken; La Historia de Joyko y Jeremiah Porter, Star, esta última escrita por el afamado escritor Oscar Fernandez Camporro. Ambas novelas estarán en disposición de sus lectores a lo largo de 2018. 

Nombrar a José Mariño se identifica directamente con Las Crónicas del Bien y del Mal. Su obra no se puede resumir, es imposible ¿cómo se definiría? ¿Le han tachado alguna vez de “escritor oscuro”?

Soy, un escritor “oscuro” (ríe). O al menos he intentado serlo desde el principio. Es cierto que todos los que han intentado resumir mi obra han terminado dejándolo por imposible. Mi primera editorial, tras intentarlo un par de veces terminó por utilizar un trozo del prólogo en contraportada porque resultaba más atractivo a la vista que un resumen corto.

Comprendo que es complicado, muchas veces lo he intentado yo mismo, ante nuevos amigos o conocidos, y la verdad es que resulta un tanto caótico. Pero si me estás pidiendo que lo haga para tus lectores, bueno… diría que “Las Crónicas” son mi respuesta a la duda existencial sobre el bien y el mal, cual sería la razón lógica por la que ambas cosas existen dentro y fuera del ser humano. ¿Qué razones impulsarían a un demonio o a un dios a actuar como lo hacen -o creemos que han hecho- a lo largo de la historia? Qué son, porqué son… yo planteo una hipótesis y la desarrollo de la forma más amena y cinematográfica posible, para que el lector disfrute al sumergirse en ella. Por descontado no es más que ficción, mezclada con acontecimientos históricos reales, con algo de humor y sangre al por mayor… vamos, un cóctel bastante fuerte.

¿Es de los que escribe a una hora del día con un cigarrillo al lado o por otro lado no tiene manías?

Pues no tengo manías; la verdad. Me siento cuando me llama la historia, sin más que un boceto en la cabeza y miro a ver que sale. Sí que suelo fumar en pipa, y a veces como si me fuese la vida en ello, mientras hablo solo delante del teclado. Me dicen que es como ver a un psicópata preparando un asesinato. (Ríe).

Usted dijo que las historias surgían en su mente durante sus viajes de trabajo y que después las plasmaba por escrito. ¿Ordenador o papel? A la hora de escribir el borrador.

Escribo casi siempre en un IPad, me resulta cómodo. Vengo con la idea en la cabeza y en cuanto tengo un rato le doy forma. Aunque no suelo hacer “borradores” normalmente me lío con un capítulo y hasta que no lo dejo bordado no paro.

¿La inspiración llega por sorpresa, o le sorprende casi siempre  trabajando?

Llega cuando le da la gana -es lo que tiene- en ocasiones en el peor momento, tengo que hacer esfuerzos por no perder el hilo y dejarlo todo atado en mi cabeza. Después la desarrollo ante el teclado.

¿Tiene algún familiar, amigo o conocido que sea su mayor crítico literario?.

Pues tengo varios, la verdad. Mi ex-suegro es uno de mis mayores fans, me atormenta con saña, pero siempre remata la faena con algún halago para contrarrestar. Otros amigos íntimos, más jóvenes me sirven de contrapunto. Para variar, diré que no les hago a ninguno el menor caso. Escribo lo que a mí me gustaría leer. Solo uso esas críticas para anticipar la respuesta del público y prepararme para la bofetada que me van a dar, pero no intento evitarla satisfaciendo a ninguno de los sectores.

¿Qué personaje le gustaría que leyese su libro?

Pues no hay día que no rece para que le caiga alguno en las manos a Tarantino. La que puede liar con cualquiera de ellos sería algo digno de tener en la estantería.

¿Qué libro(s) lee o está leyendo José Mariño?.

Pues ando leyendo a Oscar Fernandez Camporro (qué, además de compañero en la Saga de personajes, es un gran escritor) estoy disfrutando de su saga “Riverthree” y “Un hombre sin prisa”; una novela paralela a su saga que me esta encantando. También leo mucho a Juan de Dios Garduño, un escritor de terror que me encanta. Me gusta Anne Rice, aunque anda de relax desde hace tiempo. Y -supongo que como millones de personas- estoy odiando a Patrick Rothfuss por no haber terminado ya la saga de “Crónica del asesino de reyes” -si sigue haciéndome sufrir prometo matarlo en una de mis novelas de forma cruel y despiadada.

Aparcando un poco el tema personal, hablemos sobre su obra. Es un compendio de personajes, algunos de ellos muy complejos. Una obra fascinante donde se encuentran dioses y demonios, el Bien y el Mal. Es de las mejores trilogías que han llegado al mercado hasta el momento. La mejor, para ser exactos. ¿Con qué personaje o personajes se queda?

Bueno: “Dime: ¿Con cuál de tus hijos te quedarías?” es una pregunta cruel.

Los más jóvenes adoran a Joyko y a Marc. Los maduros a Mell y a Star. Los hombres suelen preferir a Luna, o a Tanis… a Joyko.

Yo adoro a Sheteck y a Tarik. Son dos personajes que me arrancaron un pedacito más grande de alma al crearlos. 

Estudió en un internado. La religión fue un pilar fundamental en su educación aparte de otras materias, que imagino, ocuparían gran parte de sus horas escolares. Su obra tiene mucho de ese bagaje ¿cómo ha sido la labor de documentación para llevar a cabo una obra tan completa?

Hay que entender qué (para no cabrear a nadie ducho en teología) alteré muchos nombres, mezclé a discreción diferentes personalidades de deidades del pasado, de espíritus primigenios y eones de la vieja cábala. En conclusión “La he liado parda”. Pero cualquiera que sepa de teología puede apreciar los parámetros que he utilizado y la lógica que se esconde en el trabajo final (aunque hay que terminar la saga entera para ver como confluyen las cosas y cuadran los términos). Por desgracia no me sirvió de nada, los fanáticos religiosos me amenazan cada día por e-mail y he leído algunas críticas hilarantes sobre mi obra que no hay por donde cogerlas. En fin… nunca he deseado que se me tome al pie de la letra, son novelas de ficción, aunque muchos (créeme) se piensan que son “reales”.

¿Cómo ha hecho para compaginar su profesión con la escritura de las novelas?

Bueno, de algo hay que comer. (ríe) Y escribir, hoy en día, es solo un aporte “extra” que no termina de pagar hipotecas. Así que me dedico a lo único que se hacer mejor que escribir; colocarle la espalda a la gente. Por suerte es un trabajo bastante monótono y repetitivo, que deja muchos huecos a mi mente para idear tramas. Además me obliga a viajar mucho (consultas externas, conferencias, congresos) y esos viajes, para mi, son una verdadera mina. No hay momento mejor para imaginar que encerrado en un avión durante diez horas.

¿Y cuándo surge la idea de esta trilogía?

Un viejo amigo, hace ya tanto tiempo que no merece la pena buscar la fecha, escribía para empresas de software en la creación de videojuegos. Me dijo que le pasase algo para ayudar, y con él creé las tramas de algunos juegos de aquella época. Un día le presenté mi “opera prima”. La leyó y me dijo que “eso” no era un videojuego. Que sería un idiota si no lo publicaba. Así que lo guardé en un cajón durante casi diez años, y un día me dio por leérmelo de nuevo. Me quedé enganchado a mi propia historia, así que la perfeccioné todo lo que pude y la presenté en sociedad. Lo que vino después es un cúmulo de ilusiones, tragedias, llantos y dificultades digno de una novela realista que daría para un cubo de lágrimas. Pero -supongo- qué, cuando lo das todo en una historia, al final: triunfa.

¿Considera que la trilogía está cerrada o tiene la intención de ampliarla en un futuro?

La línea temporal de acontecimientos me impide ampliarla de momento. Así que estamos haciendo precuelas de la trilogía original. Pero supongo que si la gente sigue insistiendo tendré que plantearme hacer una segunda parte. No lo sé, el tiempo dirá.

Uno de los aspectos que más me han gustado del libro ha sido la construcción de los personajes ¿dónde ha buscado la inspiración para crearlos?

No tengo ni idea… la verdad. Nacieron uno por uno, surgieron en mi cabeza sin esfuerzo. “Vi” sus vidas, vi su sufrimiento, sus ilusiones y les di forma hasta convertirlos en algo “real”, tangible, creíble.

 Creo que todos los lectores van a pedir más. ¿Cuál es su próximo proyecto? Si es que lo tiene.

Estoy con la historia de Tarik. Le he tenido ganas desde el principio. Para mí es como un hijo mal criado que se queja en mi cabeza porque quiere enseñar más, lucirse más. Supongo que ese es el carácter que heredó de mí. Muy pronto veremos si soy capaz de hacer que mis lectores se enamoren de él tanto como lo estoy yo.

Hablemos ahora de su nueva editorial PG (Punica Granatum), Cómo, cuándo y por qué.

¿Cómo? Pues verás, de casualidad, un amigo hablo con otro amigo, que a su vez habló con otro amigo y así hasta que yo hable con el primero de la lista. Llevo cinco años peleando por las Crónicas yo solito. Todo lo que ves en las redes, todos los lectores, fans y seguidores que tengo los he sudado sin demasiada ayuda. Algunos portales de internet me apoyaron dentro de lo que a ellos les convenía, claro está. Nadie regala nada. Y supongo que habría seguido así mucho tiempo. Pero estaba agotado. Mi vida personal cambió mucho el último año, recibí uno de esos palos que te quitan las ganas de escribir y mucho menos pelear por lo que ya tienes escrito. Así que decidí negociar con editoriales capaces de llevar mis libros hasta mis fans en América Latina.

Y así llegué hasta PG, a través de Anxo (su director). Hablamos de su proyecto y red de distribución. Negociamos -lo justito (ríe)- y aquí estamos, preparando el desembarco en papel en casi todas partes.

¿Sabéis ya la lista completa de países a los que llegarán Las Crónicas del Bien y del Mal en 2018?

A ver: Sabemos que llegarán en primer lugar a México, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panama. Después (a través de los distribuidores de la primera lista) llegarán a Venezuela, Ecuador, Perú, Argentina, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Chile.

Por otro lado las ventas en digital volverán a salir a la venta en todas partes en cuanto actualicemos los cambios de esta tercera edición (queremos que salgan perfectos esta vez).

Podemos decir entonces qué “Por fin” J Mariño y Las Crónicas del Bien y del Mal, ya son internacionales.

Siempre lo fueron. El primer sitio del que me llegaron buenas críticas fue México, y lamento mucho no haber podido llevar hasta allí mis libros en papel hasta ahora.

Solo me resta darle la enhorabuena por sus obras y por su nueva proyección internacional. Desearle un 2018 lleno de éxitos y citarle para una próxima entrevista en cuanto tenga algo nuevo en el tintero.

Te respondo con la frase que siempre remata mis libros: Gracias de corazón a corazón, de no ser por ti, y por todos aquellos que me leen, no solo no habría escrito las crónicas; tampoco habría merecido la pena hacerlo. Un abrazo y mucha suerte… a tod@s.

Entrevista realizada por Kika Sureda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *