¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

Actividades de PUNICA GRANATUM A.C. en 2019

EMILIO BALLESTEROS ALMAZÁN

Albolote ( Granada )

Poeta, narrador, dramaturgo, ensayista y periodista. Autor de una brillante y extensa producción literaria que progresa con idéntica soltura por los géneros más variados, está considerado como una de las voces más destacadas de las Letras andaluzas del último cuarto del siglo XX. Ha desplegado, asimismo, una fructífera labor de animador cultural en los medios de comunicación de su entorno meridional, con especial relieve dentro del ámbito televisivo, en el que ha dirigido los programas de TV Albolote Trilogía -centrado únicamente en la poesía- y Cada loco con su tema -espacio de debate juvenil-, este último galardonado por la Junta de Andalucía. En la actualidad (año 2002), dirige la revista literaria Alhucema.

En su condición de poeta, Emilio Ballesteros irrumpió en el panorama literario español de comienzos de los años ochenta con el volumen de versos titulado Padre Sol y hermana Luna (Granada, 1982), una espléndida opera prima a la que luego se sumaron otras entregas líricas tan dignas de mención como las tituladas El arca mágica del Loco Perales (Málaga, 1986) -un poemario destinado a los jóvenes lectores-, Aquella remota soledad (Granada, 1989), Inefables sierpes (Madrid: Altorrey editorial, 1991), Réquiem (Aranguren [Vizcaya]: Editorial El Paisaje, 1993), Ojos de corazón y fuego (Granada: Ayuntamiento de Peligros y Diputación de Granada, 1996) -obra galardonada con el Premio “Villa de Peligros”-, Por Cuba (Albolote [Granada]: Ayuntamiento de Albolote, 1996) y Trece (Granada: Ed. Dauro [col. “Ex-libris”], 2001), este último compuesto únicamente por versos de trece sílabas, tal vez los menos comunes en la tradición poética castellana.

En su faceta de autor dramático, Emilio Ballesteros ha cosechado igualmente el aplauso unánime de la crítica y los lectores, con obras como El kiosco’e Benito (Granada, 1983) -galardonada con el Primer Premio de Teatro del Ministerio de Educación y Ciencia-, Las estrellas no tienen puntas (Alcázar de San Juan [Ciudad Real]: Patronato de Cultura de Alcázar de San Juan, 1992) -obra que resultó premiada en el certamen teatral convocado por dicho municipio manchego- y El cruce mágico (pieza dramática breve, editada en el año 2000 entre las páginas de la revista Alhucema).

Es autor de tres volúmenes de ensayos: 21 etapas de un viaje en espiral (Granada, 1981) -obrada galardonada con el Premio del Sindicato de Escritores de Málaga-, Ojén, cal y jazmín sobre la media luna (Ojén [Málaga]: Ayuntamiento de Ojén y Junta de Andalucía, 1987) y Evocaciones de Albolote (Albolote [Granada]: Ayuntamiento de Albolote, 1994).  Ha publicados sus obras en España, México, Cuba, Perú, Argentina, Uruguay, Chile, Colombia, EEUU, Puerto Rico, Rep. Dominicana, Ecuador, Nicaragua, Francia, Italia, Alemania, Kuwait, Siria, Yemen y Marruecos. Ha sido traducido al italiano, árabe, francés, alemán, inglés y portugués.

Hemos preparado al escritor las siguientes preguntas, para mostrarnos su detenida y especial visión a través del asombroso crisol de la literatura.

  • Defínase como escritor?

La búsqueda incesante y la apertura hacia el misterio de la existencia son lo que más me caracteriza a la hora de escribir. Como escritor, entonces, soy alguien que se adentra en el bosque de la vida y disfruta con la aventura de recorrerlo y descubrir sus secretos.

  • ¿Cómo se inicia en la escritura narrativa? ¿Inspirado en alguna persona o alguna situación en particular?

Mis recuerdos más tempranos a la hora de narrar se remiten a mi niñez, cuando aprendía a escribir en la escuela, con algo menos de nueve años, y están asociados a angustias existenciales ligadas a mi experiencia en la escolarización, que era más bien negativa pues mis compañeros eran en su mayoría más grandes que yo y me intimidaban con frecuencia. Escribí un relato bastante tremendista, de un chico de mi edad que se suicidaba tirándose de un sexto piso. Y aquello es muy probable que me ayudara a superar mis propias pulsiones autodestructivas.

  • ¿Tiene un horario propicio para escribir o cualquier momento del día es ideal?

A menudo me ocurre que me despierto en sueños con una idea y hasta que no la apunto no me deja dormir; otras veces es tomando un café por la tarde y hay servilletas de bar que son testigos mudos de ello; cualquier momento del día me puedo sentir asaltado por la chispa de una idea. Pero ponerme a trabajar y desarrollar las ideas con calma, lo hago mejor por la mañana.

  • ¿Qué ambiente rodea su lugar de trabajo o donde generalmente suele escribir?

Para apuntar ideas, aquel en el que lleguen; eso puede incluir el retrete, como alguna vez me ha ocurrido. Pero para trabajar con calma y concentración, mis lugares favoritos son la habitación que utilizo como escritorio, con una ventana hacia el paisaje de la Vega del Genil, orientada hacia el oeste y también en una cabañita de madera que tengo en Sierra Arana, rodeado del verde del bosque y el silencio apenas interrumpido por algún pájaro perdido entre los árboles.

  • Qué encontrarán los lectores de TIPEALIA, en su obra EDGAR Y YO y otros relatos?

Una gran variedad de temáticas y hasta de enfoques, aunque el estilo sea siempre el mismo. El cuento principal, el más largo con diferencia, se centra en la vida de Edgar Allan Poe y un amigo íntimo que habla con él de sus aventuras y desventuras, de su visión de la vida, de sus descubrimientos y sus fracasos, y de la vida en general. Los demás cuentos oscilan entre el misterio de un vampiro que quiere morir y no puede, una chica asqueada de su existencia rutinaria y vacía, algunos centrados en la guerra civil española, otros más filosóficos y existenciales, que plantean preguntas sobre el sentido de la vida, sobre el propio universo y nuestro ser en él… Son muy distintos, pero todos suponen un desafío a los lugares comunes y a los prejuicios predominantes en nuestra civilización autoencumbrada y a la vez decadente.

  • Cómo surgió la idea de “Edgar y yo”?

Allan Poe siempre me fascinó. Como autor y como persona. Su genialidad, su falta de adaptación a la sociedad en que vivía, lo poco comprendido que fue… Desde mi adolescencia fue uno de mis maestros como escritor y uno de los personajes que más preguntas me planteaba. Una de esas chispas que me asaltan de cuando en cuando, me dijo: es el momento de que lo pongas como protagonista y elijas una trama contada en segunda persona para enfrentarte a sus enigmas. Y de ahí surgió el relato.

  • ¿Qué encuentra el lector tras el título “Edgar y yo”?

En primer lugar un acercamiento a la vida de ese genio singular de Allan Poe, incluso en sus más íntimas contradicciones. Pero detrás de eso, hay muchas preguntas sobre la existencia y sobre la sociedad en la que vivimos todos, que no tienen respuestas claras, pero merece la pena enfrentarse a ellas.

  • ¿Puede decirse que “Edgar y yo” es un recorrido que mira en las fuentes de Poe?

Sí. Pero también que indaga en el misterio de la existencia, de Poe y de cada uno de nosotros.

  • Qué conceptos principales aborda su obra?

Además de la vida de Poe y su obra, estos relatos quieren enfrentarse con el sentido de la vida, de la muerte, de la supervivencia, de la cultura, del arte, de la política y de todo lo que nos mueve y nos trae en esta existencia hermosa, pero compleja, sencilla, pero con sombras, que todos vivimos.

  • Su obra invita a la reflexión o es un ejercicio dedicado al relato literario.

Las dos cosas. No concibo relatos literarios que no inviten a la reflexión. Los relatos que solo pretenden divertir no me interesan. Prefiero, en ese caso, el circo o una partida de ajedrez.

  • – Próximamente la encontraremos en la Feria del Libro de Granada firmando “Edgar y yo”. ¿Qué suelen comentarle los lectores?

He escuchado muchos tipos de comentarios, pero los que más me satisfacen son los que me dicen que, además de hacerles pasar un buen rato con la lectura de mis libros, les hice pensar y emocionarse; alguna vez incluso me dijeron que se habían conmovido y eso me llenó de satisfacción.

  • Después de “Edgar y yo” que vendrá?

Tengo varios proyectos. Un poemario breve sobre ciudades imposibles, en el que la fantasía se da la mano de la emoción; otro más largo que indaga, siempre desde el predominio de la intuición y el protagonismo del corazón, sobre el amor, la muerte y el tiempo, que son mis temas eternos y los de gran parte de la poesía que me interesa. Y hay otros relatos que van surgiendo y seguramente busquen su acomodo en libro.

  • Cuantos proyectos guarda en el disco duro de su ordenador?

Buf. Como escribir es para mí una necesidad existencial y lo hago independientemente de que lo que escribo se vaya a publicar o no, tengo al menos cinco novelas largas inéditas y un par de novelas breves, otras tantas obras de teatro, y al menos dos poemarios y relatos como para otro libro. Pero ni sé si alguna vez lleguen a publicarse ni me preocupa demasiado; aunque alguno de ellos sí que me gustaría que llegara al público.

  • En su creatividad le influye la situación actual de nuestra sociedad global, o se inclina por la más cercana.

No diferencio demasiado una de otra. Estamos en un mundo en el que todo influye en todo y muchos procesos y actitudes se repiten al lado mismo de uno y en el otro extremo del orbe. Y es más, el propio mundo es apenas un parpadeo en el devenir de las eras y del cosmos.

  • Que género literario le atrae escribir?

En el que más a gusto me siento y en el que consigo más emoción, al menos para mi propia subjetividad, es con la poesía. Pero disfruto con todos y en cada momento el que me atrae es aquel en el que estoy inmerso.

  • Cuáles son sus escritores de referencia?

En poesía, mis grandes autores son Miguel Hernández, Lorca, Darío, Rûmi, S. Juan de la Cruz, Rilke o Hölderlin, entre otros. En narrativa mis tres grandes maestros son Dostoyesvki, Cervantes y Allan Poe. En teatro Shakespeare y Calderón. No soy demasiado original en eso.

  • ¿Qué consejos daría a los jóvenes que comienzan a escribir?

Que lean mucho, que no tengan prisa por publicar, y menos aún por tener éxito, pues eso llegará cuando tenga que llegar y si no llega no pasa nada. La escritura tiene que ser, antes que nada, una placer por sí mismo; o acabará en cosas que poco tienen que ver ni con lo literario ni con el gozo.

  • Cómo valora el mundo cultural de la España actual.

Complejo. Por una parte, los grandes medios comerciales (editoriales, periódicos, revistas comerciales, etc.) son un mundo cerrado que se mueve más por intereses económicos y modas que por calidad y sustancia. Fuera de ellos, hay una gran multitud de pequeñas editoriales que sobreviven como pueden y en las que hay grandes joyas literarias, mezcladas a menudo con mucha medianía. Y en las redes, al ser tan abiertas, uno puede encontrarse de todo y en multitudes, lo que dificulta dar con lo valioso pues pasa desapercibido entre ingentes cantidades de ocurrencias que saturan las redes y las convierten en un laberinto masificado y poco fiable. Hoy es, de hecho, más difícil que nunca para una obra genial y rompedora que llegue siquiera al conocimiento del gran  público, pues se mueve entre los grandes intereses creados de los circuitos mercantiles, que ni leen lo que se les mande y la ingente masa de mediocridades que inundan todo lo demás y en las que dar con lo valioso es como encontrar una aguja en un pajar.

Háblenos de su forma de escribir.

  • Su narrativa que incluye además de imaginación?

Mucho de mi vida, claro. Soy una persona como tantas, y mis propias vivencias y dudas existenciales y las de la gente que conozco influyen en los personajes que aparecen en mis obras. Es que, si no, no tendría mucho valor lo que escribo, más allá de un mero entretenimiento.

  • Cómo prepara sus obras? ¿Utiliza ingeniería literaria siguiendo normas?

La básica, sí. La sintaxis tiene que ser correcta y la gramática permitir que quien lea se entere bien de lo  que lee. A veces, incluso, recurro a trucos matemáticos para darle a la escritura un matiz añadido de misterio y juego que permita más descubrimientos y goce a quien lee. Pero también me gusta romper topes y experimentar más allá de lo establecido y en obras como “Didascalias” incluso mezclar géneros o incluso crear otros nuevos que no tienen claros los límites.

  • Mantendrá la ficción o canalizará sus próximos trabajos por otros caminos literarios?

No me pongo topes de partida, así que vendrá lo que tenga que venir y de hecho, en la pregunta sobre mis próximos proyectos ya veis que los tengo de varios géneros y alguno basado en la fantasía y otro en la existencia del día a día.

  • Pasado un prudencial tiempo, relee su obra y hace autocrítica para una revisión posterior?

No de manera sistemática. Lo que no tengo publicado, sí; pues a la hora de publicar me gusta hacer una selección exigente y exhaustiva. Pero a lo publicado le dejo volar y, si alguna vez lo releo, prefiero hacerlo como si ya no fuera mío. De hecho, de alguna manera, una vez que publicamos, así ocurre: cada cual lo lee a su manera y lo vive a su aire.

  • ¿Lo mejor y lo peor de ser escritor?

Lo mejor, que es como si vivieras varias vidas a la vez, la tuya y la mucha gente a la que das vida en tus escritos; y también que la escritura puede permitirte superar muchos de tus traumas internos. Lo peor, que con frecuencia escribir y publicar despierta ansias de vanidad y envidias por los éxitos de otros, que se perciben como rivales, y en algunos casos puede llegar a extremos enfermizos y en lugar de ayudar a superar traumas, crear otros nuevos.

  • ¿Qué está leyendo ahora?

Siempre estoy con varios libros; ahora estoy leyendo “Paseos por los barrios de Granada”, de Fernando de Villena, “Sufismo y taoísmo”, de Toshihiko Izutsu, “Región de arena”, de Jesús Moreno Sanz y “Autorretrato sin mí”, de Aramburu.

  • Por favor recomiende dos títulos a nuestros lectores:

De entre los clásicos, si no lo han leído, “El idiota”, de Dostoyesvki; y de entre las novedades, “Poesía completa”, de Juan J. León.

Muchas gracias Emilio por el tiempo que nos ha dedicado.

El próximo día 12 de Mayo las 12:00 horas, nos llevaremos ejemplares de la reciente obra publicada por Ediciones PG que pediremos nos firme en la Sala Zaida (Caja Rural) espacio donde se presentará oficialmente por el escritor y también poeta Juan Carlos Rodríguez Torres, con motivo de la Feria del Libro de Granada. Tendremos la oportunidad de escuchar  algunos matices de su Edgar y yo y otros relatos.

ENTRADAS RECIENTES

VER TODOS
SUBIR

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies